Rafael Olivera 

                           Ávila 

Columnista del  periodico "El Mexicano" 

Ingrese a Asignaturas Pendientes para leer las anteriores. También hallará imágenes y vídeos relacionados con los tópicos tratados.

En la Galería de Fotos se incluyen caricaturas y fotografías interesantes.

 EL SISTEMA EDUCATIVO ESTATAL Y SU MEDIOCRIDAD

 ASIGNATURA PRIMERA.- AHÍ TIENEN SU “NORMALIDAD MÍNIMA ESCOLAR”.

No necesariamente la puntada (o jalada mental), tuvo que ser de la autoría del flamante secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, ya que por sabido se calla que tiene un séquito de “asesores”, quienes habrán ideado para el supuesto buen funcionamiento de las escuelas del país, el que no haya un solo día hábil sin clases, en donde no falte un solo educando a ellas, y, desde luego, que no haya un solo profesor inasistente, durante los 210 días laborables que marca el calendario escolar. Esto es lo que han denominado pomposamente como “normalidad mínima escolar”. ¡Ah! Pero les tengo noticias, y para variar, son malas noticias.

Resulta que los alumnos, como son seres humanos de carne y hueso, se saben enfermar, y por lo tanto es imposible tenerlos a todos, todo el tiempo. Luego los profesores también son seres humanos, igualmente de carne y hueso, y también se enferman (por cierto en los días recientes hemos observado que ahora sí la influenza AH1N1 es de a deveras, no como cuando se nos asustó durante el sexenio de FeCal, y tanto los educandos como los maestros han tenido que faltar a clases y labores, al presentar alguno de los síntomas de dicha enfermedad), razón por la cual se ha estado dando al traste con la pretenciosa y graciosa “normalidad mínima escolar”.

 A lo anterior hay que agregarle una situación por demás anómala que está sucediendo aquí en Baja California, auspiciada nada menos que por el propio gobierno en turno (no es inherente sólo a la administración actual), llegando al colmo de la sinrazón, con la problemánica irresuelta que a continuación habré de describir, de la que ya dieron cuenta mediante un desplegado publicado en la prensa, las autoridades educativas que forman parte del engranaje del Sistema Educativo Estatal (tan dado a publicitarse como sumamente preocupado por la educación del pueblo), quienes han puesto el dedo en la llaga sangrante del retraso y rezago escolar, tanto en la reposición de recursos humanos, así como en la infraestructura de las escuelas. 

El Pronunciamiento que emitieron y signaron los jefes de sector, supervisores e inspectores de Educación Básica (en todos sus niveles y modalidades) de ambos Subsistemas (SEBS e ISEP), está dirigido al gobernador de nuestra entidad, Francisco Arturo Vega de Lamadrid, a la secretaria de Educación, María del Rosario Rodríguez Rubio, y a los dirigentes seccionales (2 y 37) del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Gudiño y Martínez, respectivamente. Grosso modo, los considerandos que sustentan son:

Que la SEBS no atiende y sí delega la responsabilidad de impulsar una Reforma Educativa, sin los recursos y medidas necesarias para la prestación de un servicio de calidad.

Que publicitan los raquíticos resultados académicos promoviendo la implementación de la Reforma Educativa, sin lo mínimo necesario, delegando a directivos y docentes toda gestión, como si fuese el único factor a vencer.

Que es obligación de la Autoridad estatal subsanar estas carencias, y es un hecho que no lo están haciendo.

Que los abajofirmantes están hartos de que se prioricen los actos para lucimiento, informes y reportes que le abonan a la simulación y a la proyección de egos de funcionarios estatales.

Que se malinforma a los padres de familia acerca de la responsabilidad en la administración de recursos, cada vez más limitados. Disminuyendo o anulando cada vez más su capacidad ejecutiva.

Que para el cumplimiento de la mentada normalidad mínima escolar se requiere que el personal esté completo, tanto en las escuelas como en las supervisiones, y actualmente se carece de gran cantidad de recursos humanos y materiales. Por ende, la Reforma Educativa no se hará realidad mientras en Baja California haya:

Maestros y personal de apoyo a quienes no se les ha pagado los días, semanas, quincenas y meses ya laborados. Grupos sin maestros. Alumnos sin atención. Escuelas sin director. Zonas escolares sin supervisor-inspector. Supervisiones sin oficina, sin secretaria, sin intendentes, sin asesores técnico pedagógicos. Zonas escolares con número de centros escolares excesivo. Jefaturas de sector y Jefaturas de enseñanza sin titular y/o incompletas. Secundarias sin prefectos, sin contralor, sin trabajador social, sin intendentes, sin secretarias, sin directores y sin infraestructura. Funcionarios de confianza que simulan el cumplimiento de lo anterior.

En el texto, a sus interlocutores les espetan una frase harto significativa:

“¡Basta de cargar culpas ajenas, alto a la simulación! ¡Ya no engañen a la gente!”

Sus demandas, por demás razonables y justas son:

Se cubran los pagos atrasados a quienes se les adeude por su trabajo ya realizado. Todos los grupos con maestro y todos los alumnos en clase. Se complete inmediatamente la estructura con el personal requerido para garantizar el funcionamiento eficiente de escuelas y oficinas. Anular los documentos que restringen la naturaleza de la función directiva (04/2014 ISEP y Circular 004/2013 SEBS). Rezonificación de escuelas con base en la normatividad.

Al final expresan una advertencia:

“…Nos mantendremos en sesión permanente y con acciones de lucha en tanto no se resuelvan de manera favorable todas nuestras demandas”. Firman el pronunciamiento los representantes de la Comisión de Supervisores e Inspectores y adjuntan noventa y nueve firmas.

La tan cacareada “reforma educativa” (insisto en que es una contrarreforma laboral disfrazada), en Baja California, está resultando un fiasco, ya que, las premisas que se nos han impuesto como verdaderas para lograr la normalidad mínima escolar, no son otra cosa que sofismas, retórica barata que el mismo gobierno con sus acciones u omisiones se encarga de demostrar. Así lo están manifestando el grupo de autoridades educativas que a pesar de las presiones que tuvieron para no publicar en la prensa escrita su desplegado (tanto de la parte oficial como la sindical), mantuvieron una postura firme, digna, que merece la solidaridad del magisterio en su conjunto.

Ojalá que no declinen en sus peticiones y continúen firmes en sus acciones. Para que se percaten las autoridades educativas (empezando por Chuayffet Chemor), que no basta “reformar” por decreto, se requiere de mucho más. Por lo pronto, aquí en Baja California, la tal normalidad mínima escolar resultó un chistorete, una gracejada o una broma de muy mal gusto. Es cuanto

(asignaturaspendientes.olivera@gmail.com)

 EL PATÉTICO CASO DE LA “PROFA” ARCELIA GALARZA

 ASIGNATURA PRIMERA.- ¿DEVERAS EN BC AL GOBERNADOR LE INTERESA LA EDUCACIÓN?

La interrogante obedece a los hechos que hemos estado observando, contrastantes en el decir y en el hacer. De toda la vida (como dice una hermana mía), los gobiernos de cuño blanco virginal inmaculado y azul celestial (léase panistas), han estado reciclando en sus gabinetes, o integrando y premiando por sus filias partidistas, a personajes que carecen de las competencias mínimas para estar ubicados en el área de Educación (en varios de los niveles), provocando una depreciación en este rubro, que en el peor de los casos, a quienes afecta es nada menos que a los estudiantes, quienes son supuestamente la esencia del quehacer educativo.

Caso concreto, el nombramiento que hiciera el actual gobernador de Baja California, Francisco Arturo Vega de Lamadrid, mejor conocido como “Kiko”, designando a la dizque profesora, Arcelia Galarza Villarino, como Directora General del Colegio de Bachilleres de Baja California, cuyo único mérito consiste en haber sido comparsa en varias de las elecciones de esta entidad, al ir en alianza su partido político, el PANAL, con el PAN, así como las componendas con el gobierno estatal, tanto cuando fue dirigente sindical de la sección 2 del SNTE, o como cuando fue flamante diputada local. Sólo basta recordar que su origen está en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, sección 2, siendo la secretaria mandadera de Irma Martínez Manrique, ambas ilustres hijas putativas de “la corruptora de mentores”, Elba Esther Gordillo Morales.

 Desconozco bajo qué criterios, o cuáles son los perfiles mínimos indispensables, que cualesquier gobernador debe considerar para designar a la persona idónea (concepto de moda en la contrarreforma laboral disfrazada de educativa), en los múltiples cargos del rubro educativo. Si bien es cierto, que hemos visto de todo, es decir, funcionarios con perfiles adecuados a este ramo, no es menos falso, que se ha integrado a cada mediocre en los diversos gabinetes que se han conformado, dando al traste con las supuestas metas de elevar la calidad de la Educación. Sobretodo cuando se trata de gente inescrupulosa, como es el caso de la funcionaria en cuestión, la señora Arcelia Galarza Villarino. A quien, en el terreno sindical, ya le hemos dedicado varias Asignaturas, por su proceder nefasto.

Se nos ofrece la oportunidad en esta ocasión, de tratar el tópico concerniente a su nombramiento como directora general del COBACH, desde la óptica de su escaso o nulo perfil académico que debiera poseer en un cargo de tanta relevancia. Al respecto, me baso en la información que fue solicitada y le fue proporcionada, al profesor Guillermo Estrada Ruelas, por el Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Baja California, con el Expediente No. RR/174/2013, en donde el “recurrente” es el profesor citado, y el “sujeto obligado” es el COBACH.

El Recurso de Revisión que interpone el recurrente, en su solicitud de acceso a la información, cuyo folio es: UCT-132152, es el siguiente:

“Solicito información del historial académico de la profesora Arcelia Galarza Villarino Directora General del Colegio de Bachilleres” (en el texto todo esto está escrito con letras mayúsculas).

En su contenido, se establece que ese Órgano Garante, acuerda:

Que se admite el Recurso de Revisión vs el Sujeto Obligado; que se tiene a la parte recurrente para su notificación un correo electrónico designado (lo omito por obvias razones); que el COBACH por conducto de su titular (la propia Arcelia), produzca su contestación y aporte las pruebas que considere pertinentes; que se exhorta al Sujeto Obligado “a señalar un medio electrónico para recibir notificaciones” (redundante). Finalmente expresa “notifíquese” y que así lo proveyó el Consejero Ciudadano Presidente Enrique Gómez Llanos León ante la Secretaria Ejecutiva María Rebeca Félix Ruiz.

Antes de citar el “historial profesional” de la susodicha, abro un paréntesis para mencionar su origen laboral al interior de la SEP y consecuentemente SEBS e ISEP. Cuando se crearon las unidades de servicios educativos para su descentralización de la SEP, en las entidades federativas, allá por los ochenta, participante el autor de estas líneas (junto con doce compañeros más) en el cierre con cadenas de la puerta principal de las oficinas de dicha Dependencia, en protesta contra una situación anómala provocada por el nombramiento de un supervisor escolar por mero compadrazgo, la multicitada Arcelia Galarza, era secretaria del titular de la oficina, del licenciado Arturo Imaz.

Parte el historial profesional de la “profa” (sic) Arcelia Galarza Villarino, de enero de 1981, como “catedrática” de la UPN Campus Tijuana, impartiendo Español, Lectura y Redacción 1 y 2 en las licenciaturas de Educación Primaria y Preescolar. En este mismo año ingresó a la Unidad de Servicios Educativos y Pedagógicos de Baja California al Área de Educación para Adultos. En 1982 “ascendió” a Jefa de Control Escolar en Tijuana y Tecate. De 1986 a 2004 se desempeñó como profesora de Español en la Secundaria General número 5. Luego continúa su interesante historial con lo siguiente: del 2004 al 2007 se desempeñó como coordinadora regional de la Sección 2 del SNTE (sic). Del 2007 al 2011 “despachó” como secretaria general de la sección 2 del SNTE. De 2010 a 2013 fue diputada local de la XX Legislatura de BC. A partir del 1 de noviembre fue designada Directora General del COBACH.

Algunas apreciaciones pertinentes van en este sentido. La solicitud fue de “historial académico”, no así el profesional o laboral, y mucho menos sus cargos sindicales o políticos. Luego, según sus “estudios”, ofrece un dato harto interesante: “1976-80 Normal Superior de Jalisco, Colonia Estadio, Guadalajara, Jalisco”. Si en su desempeño profesional ha impartido la asignatura de Español, la lógica nos indica que esa especialidad tuvo que haber estudiado, sólo que existe un dato sumamente extraño, resulta que “fue hasta en 1978, cuando lograron construir la primera etapa, que fueron los dos primeros módulos. Asimismo, que estas instalaciones se ocuparon hasta el 1 de junio de ese año y al año siguiente se construyó un módulo más”. (http://www.ensj.edu.mx/documentos/HISTORIA_ENSJ.pdf). 

Luego entonces, no cuadra el dato que ella anota como inicio de sus estudios de normal superior. Empezó antes que estuviera funcionando. Tal vez el tema dé para una posterior Asignatura. Es cuanto

(asignaturaspendientes.olivera@gmail.com)

ASIGNATURA PRIMERA.- AUNQUE NO TODO ESTÁ PERDIDO EN EL SNTE “INSTITUCIONAL”.

Recientemente recibí esta nota periodística con una información valiosísima, la cual conforme iba leyendo me produjo cada vez más asombro, sobretodo porque se trataba de algo impensable que estaba sucediendo al interior del gremio magisterial, en donde secretarios delegacionales inconformes, le dicen un ¡ya basta! al secretario general de sección, con una postura ética que ya quisieran muchos otros quienes no se atreven a levantar la cerviz, y sólo se concretan a seguir como borregos, las instrucciones que les giran desde arriba, así sepan que éstas van en contra de los derechos de los trabajadores, con una actitud domeñada (en los animales es el equivalente a domesticada), lindando en la abyección.

 

La nota en cuestión reproduce el texto cuyo contenido va en este tenor:

Los suscritos secretarios generales de escuelas secundarias generales de la zona norte del estado, ante la falta de resultados positivos en las negociaciones y la nula información ante los suscritos en detrimento de la representación sindical en cada uno de los diversos centros de trabajo, lesionando la investidura que cada uno de los secretarios generales representamos ante ellos. Hemos sido testigos de los atropellos en contra de los derechos de los agremiados que se ha generado en los últimos días con el proceder de la secretaría de Educación y del departamento de Planeación; mismos agremiados que están a la espera de una respuesta que permita dar solución a la diversa problemática presentada. Esta misma base trabajadora sólo ha quedado como un mudo observador de que no se respetan las conquistas y logros sindicales adquiridos tras años de lucha tanta a nivel nacional como seccional, y que se ven violentados tanto en sus derechos laborales como escalafonarios.

Nosotros, los secretarios generales de las diversas escuelas secundarias generales de la zona norte del Estado, al no contar con el respaldo de su dirigencia y por los nulos resultados que podamos dar a las gestiones solicitadas por la base que representamos, le solicitamos de la manera más atenta darnos de baja como secretarios generales, nombramiento que hasta el día de hoy sólo se nos reconoce en papel y como burla ante el gremio magisterial”.

Al final del texto está el consabido atentamente y los abajofirmantes en un número de trece secretarios generales que se atreven a la dimisión. Uno pensaría que esto ha sucedido en la sección 2 del SNTE, pero no es el caso. Quienes tuvieron las agallas para no anteponer sus intereses personales son secretarios generales de la sección XXV de Cancún, Quintana Roo, a diferencia de los dirigentes de la sección de nuestra entidad, que muy cómodamente continúan en sus cargos con tal de no ser regresados a sus centros de trabajo en donde debieran estar laborando.

Y a propósito del dirigente de la sección 2 del SNTE, Rogelio Alejandro Gudiño Valenzuela, el otrora “combativo”, al cual le duró el gusto cuando mucho un mes, al caer en desgracia su progenitora putativa Elba Esther, al igual que muchos de sus compinches, se ha embriagado de poder al grado que ya no cuida las formas, cometiendo desmanes que lo pintan cuan voluminoso es, de cuerpo entero. Veamos por qué.

En alguna de mis Asignaturas, destaqué que a raíz de la aprehensión de “la corruptora de mentores”, cundió el pánico entre sus achichincles, asentando que buscaron nerviosos el amparo de la justicia federal, por ejemplo aquí en Baja California, el “gordillista” (le rendía pleitesía hasta la más repugnante abyección a la corrupta Elba Esther) Rogelio Alejandro Gudiño Valenzuela, secretario general de la sección 2 del SNTE, pero también quien ahora mismo, se nota, es el poder tras el poder, Corina Araceli Ortiz Pérez, cercanísima “secretaria particular” de Gudiño, sin importarle que por Congreso fue nombrada la profesora Cecilia Villanueva.

Pues bien, la susodicha Corina Araceli que equivale (valga la analogía) a lo que fue Marta Sahagún con Fox cuando gobernaba Guanajuato, cuenta “extrañamente” con plazas laborales en municipos no connurbados, esto es, en Tijuana y en Mexicali, y así lo demuestran los documentos que obran en poder del autor, como lo es el formato A 1 Movimiento de personal, dando fe de lo siguiente: asignación de 8 horas en Educación Tecnológica (Computación) con adscripción en la Escuela Secundaria Técnica 44 de Mexicali. En donde es importante subrayar que su plaza con mayor antigüedad es por 40 horas, Titular B, Tiempo Completo, Clave: E381500145620, con un sueldo mensual líquido aproximado de 38 mil pesos y la detenta en el Instituto Tecnológico de Tijuana. De ese tamaño es la ascendencia que tiene con Gudiño, al solapar éste tal acto de corrupción, ya que además de la lejanía de la adscripción, es incompatible por el número de horas que supuestamente labora.

El otro documento oficial, conocido como Volante de Aceptación, también contiene los datos de la citada asistente de Gudiño, y con la adscripción referida, cuyos datos de preparación profesional no cuadra con el profesiograma con el requisito de estudios de maestría; por la parte sindical  está el oficio 5800, que es la propuesta sindical firmada de puño y letra por Rogelio Alejandro Gudiño Valenzuela, como Alta en Base.  Con lo anterior, nos percatamos de la dimensión de la corrupción en el sindicato y el contubernio con las autoridades educativas estatales, aunque sean de colores partidistas distintos, en donde, sin importar las formas, autorizan plazas y movimientos de personal como el citado.

Con situaciones como ésta, en la opinión pública se generaliza el desprestigio en el gremio magisterial, dando pie a que se responsabilice únicamente al profesorado del malestar educativo, cuando en realidad son las cúpulas sindicales las que en contubernio con las autoridades educativas, hacen tales enjuagues de corrupción, dando paso, a la satanización del magisterio y sus movimientos de lucha que han emprendido para frenar la mal llamada reforma educativa. Cuál será la reacción en nuestro estado, es fácil adivinarla, cuando privan dirigencias como la de Gudiño y sus secuaces. Es cuanto

 

Sitio administrado por Rafael Olivera Avila y

Josha Olivera Heredia

 

ASIGNATURAS PENDIENTES , TIJUANA B,C